Usted esta en

Imprimir

Autonomo Colaborador en Negocio

Escrito por Juan Antonio Fernández on . Posted in IRPF / I. SOCIEDADES

Nº. CONSULTA

2464-03

 

DESCRIPCION

El consultante es titular de una actividad económica en la que se aplica el régimen de

estimación directa simplificada. En dicha actividad trabaja el cónyuge percibiendo una

retribución mensual como asalariado. Por imperativo de la normativa de la Seguridad

Social el cónyuge se encuentra en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos

como colaborador.

 

 

 

CUESTION

Posibilidad de considerar gasto deducible el salario satisfecho.

 

CONTESTACION

El artículo 26 de la Ley 40/1998, de 9 de diciembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y otras Normas Tributarias, recoge las reglas generales para la determinación del rendimiento neto de las actividades económicas en régimen de estimación directa, remitiendo a las normas del Impuesto sobre Sociedades.

 

Junto a las reglas generales del artículo 26, el artículo 28 recoge unas normas especiales para la determinación del rendimiento neto en estimación directa, estableciendo la 2ª de estas reglas especiales que "cuando resulte debidamente acreditado, con el oportuno contrato laboral y la afiliación al régimen correspondiente de la Seguridad Social, que el cónyuge o los hijos menores del contribuyente que convivan con él, trabajan habitualmente y con continuidad en las actividades económicas desarrolladas por el mismo, se deducirán, para la determinación de los rendimientos, las retribuciones estipuladas con cada uno de ellos, siempre que no sean superiores a las de mercado correspondientes a su cualificación profesional y trabajo desempeñado.

 

Dichas cantidades se considerarán obtenidas por el cónyuge o los hijos menores, en concepto de rendimientos del trabajo a todos los efectos tributarios".

 

El requisito de afiliación al "régimen correspondiente de la Seguridad Social" hay que entenderlo referido al Régimen General, o a aquellos regímenes especiales aplicables a determinados sectores de trabajadores por cuenta ajena: el Agrario, el de Trabajadores del mar, el de Empleados de hogar, etc.; es decir, que la afiliación a la Seguridad Social deberá realizarse a través del régimen que como trabajador por cuenta ajena le corresponda, no siendo válida la afiliación al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, ya que éste no permite la afiliación de asalariados.

 

En este punto, cabe señalar que el Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social admite la inclusión del cónyuge del empresario en el Régimen General al establecer en su artículo 7.2 que "... no tendrán la consideración de trabajadores por cuenta ajena, salvo prueba en contrario: el cónyuge, los descendientes, ascendientes y demás parientes del empresario, por consanguinidad o afinidad hasta el segundo grado inclusive y, en su caso, por adopción, ocupados en su centro o centros de trabajo, cuando convivan en su hogar y estén a su cargo".

 

La posibilidad de que la Seguridad Social pudiera no admitir la afiliación del cónyuge o hijos menores al Régimen General, rechazando por escrito la solicitud e incluyéndolos en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, ha llevado a este Centro directivo a interpretar en dicho supuesto que si el titular de la actividad puede probar que el cónyuge o los hijos menores trabajan en la actividad en régimen de dependencia laboral y se cumplen los restantes requisitos del mencionado artículo 28, en tales casos las retribuciones al cónyuge o hijos menores tendrían la consideración de gasto deducible.

 

En correspondencia con esta calificación, las retribuciones obtenidas por el cónyuge o hijos menores procedería considerarlas como rendimientos del trabajo.

 

Ahora bien, si la Tesorería General no denegase la solicitud de afiliación al Régimen

General, las retribuciones satisfechas al cónyuge no tendrían la consideración de gasto deducible. En contrapartida, las mismas tampoco tendrían la consideración de

rendimientos del trabajo para el cónyuge perceptor. Lo que comunico a Vd. con el alcance y efectos previstos en el apartado 2 del artículo 107 de la Ley General Tributaria.